Sexo, drogas y Rock ‘n’ Roll l en el siglo XXI

Sexo, drogas y Rock ‘n’ Roll l en el siglo XXI

This text is also available in: Portugués, Brasil

Sex, Drugs and Rock ‘n’ Roll in the XXI Century

Felipe Barreto Nery Coutinho[1] (Juiz de Fora, Brasil)

Resumen: El malestar, efecto del desorden de lo real, encuentra en las adicciones generalizadas una respuesta, un goce que sigue con las determinaciones del imperativo contemporáneo del consumo que trae consecuencias características que pueden ser observadas por la clínica psicoanalítica.
Palabras claves: goce, toxicomanías, adicción, desorden, droga
Abstract: The malaise, an effect of the disorder in the real, finds answers in generalized addictions, an enjoyment that follows the determinations of the contemporary imperative of  consumption and that brings consequential characteristics observed by psychoanalytic clinic.
Keywords: jouissance, drug addiction, disorder, drug

El Iluminismo puso fin a las barbaries de la Edad Media, introduciendo a la ciencia, la cual va a estar orientada por los presupuestos religiosos. Isaac Newton describe el mundo según las leyes de la física, inaugurando la ciencia moderna. Se construyen máquinas que subvierten las expectativas de la producción y se constituyen nuevas relaciones de mercado y de trabajo. Se nombran nuevas áreas de la ciencia. El sistema capitalista se solidifica. Se pone en evidencia una Pharmakologia que, en el encuentro con la industria bioquímica, alcanza las drogas.

La formalización de un saber sobre la verdad deja un resto. Hay un síntoma, “verdad que retorna, por lo tanto, a galope”[2]. Hay caída de sentido, de los ideales. El discurso capitalista deja mudo al consumidor, sin palabras en su goce. No hay retorno. La universalidad de la entropía (ΔS=Q/T) determina un rumbo, una tendencia al desorden de manera irresistible. La unión entre el sexo, drogas y Rock ‘n’ Roll está anulada, desordenada, reconfigurada conforme a una “metástasis de goce”[3] contemporáneo, en un paraíso aun más artificial.

El momento actual se caracteriza por una supuesta solución frente al malestar, algo que se da por la vía de una adicción generalizada, que se manifiesta mediante los tropiezos y embarazos del sujeto neurótico, pero también en el recurso a la intoxicación como mecanismo frente a la angustia característica de la psicosis como en el caso clínico.

Un joven llega a un tratamiento analítico anunciando que se considera un dependiente químico crónico del alcohol, pero, sobre todo, de cocaína. El paciente dice ser amante del rock desde la adolescencia, etapa de su vida en la que ya bebía compulsivamente. Según él, sus héroes murieron de sobredosis, algo que afirma haciendo alusión a su identificación con una imagen fálica (φ) del rock star como se dio a conocer en la facultad, desregulado en su goce con las drogas y asediado por groupies. El joven es muy atractivo, practica ejercicio físico intenso, ex vendedor de suplementos alimentarios, tiene una gran preocupación por la apariencia de su cuerpo e hizo uso cíclico de anabólicos.

En relación a su historia familiar, su madre tuvo crisis depresivas y lo crió lejos de su padre desde el nacimiento. No lleva el apellido paterno. Al final de la pubertad, conoce a su papá por primera vez, momento en el que comienza un noviazgo y también el uso de la cocaína. El goce con la droga es rápidamente incorporado a la vida del paciente que la califica actualmente como un remedio para la enfermedad que lo hace sufrir.

Es posible interrogar la clínica psicoanalítica del sujeto toxicómano siguiendo la lógica discursiva contemporánea, cuyos efectos son experimentados a través de una adicción generalizada. Se trata de un cuestionamiento en el cual se concibe como cierta falencia de la función paterna y, como efecto, la angustia puede alcanzar el cuerpo y devastarlo con un goce fuera de lo simbólico.

El sujeto hace uso de la toxicomanía como un mecanismo que sitúa su goce. La angustia por la ausencia del padre, del representante fálico (Φ), atraviesa su cuerpo y lo hace elegir objetos sustitutivos (φ) por la vía imaginaria. De la figura del rock star al dependiente químico crónico, él encuentra amparo a través de una identificación que promueve cierto enganche de los registros, supliendo la ausencia del significante fálico. Por lo tanto, hay un síntoma que pretende dar cuenta de que hay un insoportable en lo real por el recurso de lo imaginario, que al principio no pasaba por el orden simbólico. Al hablar, el joven comienza a encontrar ciertos sentidos. El goce, inicialmente mudo, representado por el acto de la intoxicación, encuentra la palabra y asume el enigma frente el amor al padre, posibilitando la père-version, cierta versión en dirección al padre.[4]

Más allá de las peculiaridades del caso, es posible preguntarse si la civilización actual se caracteriza simultáneamente no solo por un desorden en lo real, sino también por una inflación de lo imaginario, experimentada por la desregulación creciente y generalizada del goce con relación a su objeto-causa a. Eso significaría suponer que el ordenamiento del consumo y las metamorfosis continuas de los objetos desregulan la economía libidinal del sujeto contemporáneo, lo que se vivencia como una pérdida creciente de sentido y un aumento progresivo de angustia. El imperativo del consumo, soportado por la ciencia, se traduce por lo tanto en la dificultad del sujeto en localizar su goce. Además se trata de interrogar si las adicciones generalizadas responden en determinada equivalencia a la toxicomanía llevada en su dimensión de exceso, a saber, a la identificación del cuerpo como desecho.

¿La falencia paterna actual se confunde con la nulidad simbólica del Nombre del Padre? ¿O es el debilitamiento de la significación fálica y de la incidencia de la castración que como efecto promueve una disminución de (la) pérdida de la parte autista de goce? Eso incide directamente en la “posición” del partenaire sexual y en la manera como los síntomas se arreglan promoviendo asociaciones. ¿El desorden creciente de la sexuación en lo real del siglo XXI[5] implica una ausencia de la diferencia de los sexos? ¿Es posible suponer un goce irrestricto y generalizado al punto de devastar igualmente el parlêtre independiente de lo real del sexo que marca al cuerpo? ¿Cuáles son los efectos de esto para la clínica de las toxicomanías o de las adicciones generalizadas?

De la paz y el amor de los hippies a la política de represión sustentada por el significante de guerra a las drogas, son dos ideales que situaban al goce, y que fracasaron. La tríada sexo, drogas y Rock ‘n’ Roll apuntaba a una salida del mal-estar de un siglo marcado por la devastación de corrientes de grandes enfrentamientos mundiales, de acuerdo con una lógica fálica bien definida. En repuesta, nos encontramos con un boom cultural de la cena rock. En juego, un contorno simbólico que, al son de piedras rodando, se constituían compañeros; hombres que rechazaban ir a la guerra y mujeres que reivindicaban derechos.

El joven es de un tiempo en donde el imperativo del consumo puede acallar al parlêtre que, aprisionado en la dimensión autista del goce, recorre el paraíso artificial de los objetos para satisfacerlo. Mientras tanto, lo que retorna se vive en el cuerpo (angustia) y más aun en la continua formación de síntomas que denuncian cierto desorden en lo real por la vía de la desorientación sexual y de la precariedad simbólica. El analizante es representante de un siglo en el cual la unión del sexo, las drogas y Rock ‘n’ Roll sufrió una reconfiguración, se deshizo, perdió sentido y sólo se sostiene por una inflación de lo imaginario frente a lo real. La era recién inaugurada está marcada por la metástasis del goce, lo que genera un desorden del sexo, un goce autista con las drogas y un silencioso Rock ‘n’ Roll


Bibliografía:
LACAN, Jacques, (1969-70), Seminário, Libro XVII, O avesso da psicanálise, Rio de Janeiro, Jorge Zahar Ed., 1992.
______________. (1975-76), Seminário, Libro XXIII, O sinthoma, Rio de Janeiro, Jorge Zahar Ed., 2007.
MILLER, Jacques-Alain (2012) « Lo real en el siglo XXI » Présentation du thème du IX Congrès de l’AMP : La Cause du Désir, v. 82, Paris, 2012.

Traducción del português: Estefania Elizalde
Revisión: Raquel Vargas

[1] Magister en Psicoanalisis de la Université Paris 8 (Vincennes-Saint-Dennis); profissional atuante em Juiz de Fora (MG).
[2] LACAN, J. “Seminário, Libro XVII: O avesso da psicanálise”, 1969-70, Rio de Janeiro, Jorge Zahar Ed., 1992, p. 59.
[3] Termino utilizado por Fabián Naparstek, en el I Encuentro de la Red TyA -Brasil, Belo Horizonte, 2014.
[4] LACAN, J., “ Seminário, Libro XXIII: O sinthoma”, 1975-1976. Rio de Janeiro: Jorge Zahar Ed., 2007, p.21.
[5] MILLER, J.-A. « Le réel au XXI siècle », 2012, Présentation du thème du IX Congrès de l’AMP, La Cause du Désir, v.82, p.94.
Felipe Barreto
Previous Post